La resistencia / Ernesto Sabato

Portada de "La resistencia" de Ernesto Sábaato. Ed. Seix Barral

Esta vez toca ensayo, pensamiento, reflexión de la mano de Ernesto Sabato por medio de su libro La resistencia. Libro compuesto por cinco cartas y un epílogo (bien podrían considerarse como seis cartas) en donde Sabato se dirige al lector y analiza distintos aspectos de la sociedad actual. Digo «analiza» por no decir que se rasga las vestiduras. Y digo «actual» sabiendo que habla de la sociedad del año 2000, en 2020 su desasosiego respecto algunos temas sería aún mayor (ahora os cuento).

El autor: Ernesto Sabato

Es la primera vez que Ernesto Sabato (1911 – 2011, se quedó a dos meses de convertirse en centenario) aparece en este blog, así que se merece una breve introducción.

Este Argentino fue filósofo, ensayista, escritor y físico (doctor en Física y Matemáticas e investigador). Tras un currículum como este es fácil intuir que se esconde la mente de un gran pensador.

Posiblemente su obra más conocida sea El túnel, la cual leí hace un año aproximadamente (cuando aún no había revivido el blog, así que no hay reseña) y me gustó mucho. En esta novela encontré a uno de los personajes más atormentados que he conocido (rusos aparte): Juan Pablo Castel. Juan Pablo trata de explicarnos, desde la cárcel, los motivos por los que asesinó a su amante María, escudriñando los recovecos de su turbia y exaltada mente. Cuando terminas de leer el libro es cuando te das cuenta de lo acertado del título.

Nota: la autoría de la caritacura es de Julio Ibarra y se encuentra publicada en su blog.

Después de El túnel, tenía pendiente leer algo más de Sabato y con La resistencia he saldado mi cuenta (de momento, no descarto seguir investigando su obra).

Resistencia a la deshumanización

En estas cinco cartas Ernesto Sabato analiza la degeneración de los valores morales en la vida social provocada por la globalización (y en cierto modo por la llegada de la tecnología)

hay algo que no falla y es la convicción de que -únicamente- los valores del espíritu nos pueden salvar de este terremoto que amenaza la condición humana.

Nos habla de política, de dinero, de vejez y de infancia, de libertad. El punto de vista de La resistencia es el de quien ha vivido casi noventa años y que cuando nació -probablemente- no existían la mayor parte de nuestros «indispensables» de ahora.

Es apremiante reconocer los espacios de encuentro que nos quiten de ser una multitud masificada mirando aisladamente la televisión. (…)

uno va quedando aletargado delante de la pantalla, y aunque no encuentre nada de lo que busca, lo mismo se queda ahí, incapaz de levantarse y hacer algo bueno. Nos quita las ganas de trabajar en alguna artesanía, leer un libro, arreglar algo de la casa mientras se escucha música o se marea. O ir al bar con algún amigo, o conversar con los suyos.

Los mensajes de «antes todo era más auténtico» o «antes se respetaba a los mayores», que en la barra del bar siempre suelta alguno, aquí Sabato te los desgrana, ordena y sintetiza de forma que el tío del bar probablemente no sería capaz (excepto si detrás del parroquiano se esconde otro verdadero filósofo).

Revolución tecnológica y nuevas formas de relación para Sabato

Como habréis intuido por la cita anterior una de las cosas que critica Sabato en varias de las cartas de La resistencia es la televisión, explica los motivos por lo que se le llama caja tonta sin siquera mentar esos términos. La considera prácticamente una religión y seguramente no vaya muy desencaminado.

¿Qué ha puesto el hombre en lugar de Dios? No se ha liberado de cultos y altares. El altar permanece, pero ya no es el lugar del sacrificio y la abnegación, sino del bienestar, del culto a sí mismo, de la reverencia a los grandes dioses de la pantalla.

Como antes comentaba, este libro se escribió en el año 2000, pero desde entonces la televisión ya se ha quedado obsoleta (es muy patrás). Ahora están las redes sociales y las plataformas de streaming: el foco de la popularidad apunta hacia otros espacios.

Del mismo modo que, ya hace veinte años, no parece que Sabato admitiera las relaciones virtuales, imaginaos ahora la cantidad de cartas que habría podido escribir hablando sobre Siri, Cortana, Tinder y demás modernidades, si nos atenemos al siguiente párrafo:

He visto algunas películas donde la alienación y la soledad son tales que las personas buscan amarse a través de un monitor. Por no hablar de esas mas cotas artificiales que inventaron los japoneses, que no sé qué nombre tienen, que se las cuida como si vivieran, porque tienen «sentimientos y hay que hablarles.

Cuando escribió eso seguramente hablaba de los chats (texto plano) y del Tamagotchi. En serio, imaginad qué diría a día de hoy.

No hay otra manera de alcanzar la eternidad que ahondando en el instante, ni otra forma de llegar a la universalidad que a través de la propia circunstancia: el hoy y aquí.

Conclusiones de La Resistencia

Estas cinco cartas y un epílogo que componen La resistencia de Ernesto Sabato, se leen de maravilla y he ido dosificándomelas para que me durasen dos o tres sentadas. El hecho de dosificarlas no se debe a que el texto sea denso, en absoluto, es que ocupan entre 20-30 páginas cada una (un total de 123) y se termina rápido. Me ha resultado curioso leer en algunas sinopsis o reseñas que se trata de «largas cartas», a mí no me lo han parecido.

También quería destacar que me han gustado mucho las citas y autores elegidos para abrir cada carta (Robert Walser, Dostoyevski, María Zambrano…). Creo que uno de los pequeños placeres de leer es ir descubriendo las referencias de los escritores que lees y el porcentaje de coincidencia que tienen contigo.

Como decía, es un ensayo muy interesante y fluido, cuya finalidad es reactivar al ser humano actual, convertido en un átomo-cápsula (como lo define Sabato) que ha dado la espalda a su humanidad y ha perdido completamente el rumbo en cuanto a valores sociales se refiere. Como únicas pegas sobre este ensayo diré que: en algunos temas puede resultar algo repetitivo (como con la tele) y ciertos aspectos creo que se han quedado obsoletos (también la tele). Me gustaría leer una revisión suya de 2020, pero lamentablemente no va a poder ser.

Sabato ofrece buenos textos para pararse a reflexionar sobre lo que hacemos en nuestro día a día y hacia dónde estamos permitiendo que desemboque nuestra sociedad mientras dejamos puesto el piloto automático. Muy recomendable.


Fragmentos de La Resistencia de Sábato

Así nos es dado ver a muchos viejos que casi no hablan у todo el tiempo parecen mirar a lo lejos, cuando en realidad miran hacia dentro, hacia lo más profundo de su memoria.

En los juegos de los chicos percibo, a veces, los resabios de rituales y valores que parecen perdidos para siempre, pero que tantas veces descubro en pueblitos alejados e inhóspitos: la dignidad, el desinterés, la grandeza ante la adversidad dad, las alegrías

No se puede identificar, sin más, democracia con libertad. Muchos no sólo dejan de buscar la li libertad, sino que hasta la temen.

Las dificultades de la vida moderna, el desempleo y la superpoblación han llevado al hombre a una dramática preocupación por lo económico. Así como en la guerra la vida se debate entre ser soldado o estar herido en algún hospital, en nuestros países, para infinidad de personas, la vida está limitada a ser trabajador de horario completo o quedar excluído.


Nota: al escribir esta entrada he tenido muchas dudas sobre si escribir Sábato o Sabato. En el ejemplar de El túnel, en la portada aparece con tilde, en La resistencia no, en Wikipedia tampoco pero aparece la pronunciación y se acentúa en la A. ¿Qué hago? Supongo que al ponerle tilde se castellaniza y en caso contrario se mantiene en italiano: el tipo era Argentino pero su padre era de Calabria. Finalmente me he decidido por mantener su apellido original.

Un pensamiento en “La resistencia / Ernesto Sabato

¿Algo que comentar?