Historias que ninguén cre / Ánxel Fole

Portada de "Historias que ninguén cre / Ánxel Fole". Ed. Galaxia
Portada de «Historias que ninguén cre / Ánxel Fole». Ed. Galaxia

Sospecho que esta reseña a más de una le va sorprender, hoy traigo «Historias que ninguén cre», del autor gallego Ánxel Fole, compuesto de veinte relatos, cuentos o historias breves. Este libro llevaba más de veinte años en casa de mis padres y no recordaba haberlo leído (sí haberlo empezado). La cuestión es que quería leer algo en gallego para refrescar el idioma un poco y no ha estado mal la experiencia, he vuelto a los montes de Galicia entre lobos, escopetas, niebla, lluvia y misterio.

Nota: para quien no lo sepa, viví na Coruña entre los 11 y los 14 años y tuve que aprender gallego en el cole, cosa que me alegra. De hecho, el último año (1º de BUP) saqué mejor nota en Galego (Notable) que en Lengua (Bien). ¡Menos mal que al volver a Madrid, mi querido Pedro me ayudó a remotar con Lengua y Literatura!

¿Quién es Ánxel Fole?

A raíz de esta entrada he recordado y ampliado la información que tenía sobre Ánxel Fole. Ánxel Fole (1903 – 1986) fue un escritor lucense que aunque tocó todos los palos (narrativa, poesía, teatro y ensayo) ha sido sobretodo reconocido por sus cuentos. Perteneció a la misma generación (previa a la guerra civil) que Álvaro Cunqueiro.

Pasó por el Seminario, estudió Derecho y Filosofía y letras (aunque no las pudo terminar) y finalmente ejerció de periodista. En 1932 fundó la revista literaria y vanguardista «Yunque» (donde se publicaron los primeros poemas de Lorca en gallego). Superó la guerra y no se exilió, pero se volvió al campo.

Continuó publicando y años después le llegaron los reconocimientos: ingresó en la Real Academia Gallega en 1963, en 1984 le dieron la Medalla Castelao y en 1997 se le dedicó el Día de las Letras Gallegas (como homenaje se emitió un sello de correos con una caricatura suya hecha por Siro López).

En fin, como Rosalía, Castelao o Emilia Pardo Bazán, Ánxel Fole es un autor gallego que merece su reconocimiento.

A lingua galega en las historias de Ánxel Fole

Antes comentaba que quería leer algo en gallego para refrescar vocabulario, ortogafía y gramática; sin embargo, en este aspecto creo que Ánxel Fole no es la mejor elección. ¿Por qué? porque sus textos están llenos de vulgarismos e hipergaleguismos, así que muchas palabras no serían correctas hoy en día si nos atenemos a la RAG (Real Academia Galega).

De hecho, me ha ocurrido que al buscar algunas palabras en el diccionario estas no estaban.

A min sempre me gostou mirar cómo chove, e funme á porta a mirar prá paisaxe. Xa se puñan marelas as pontas das pólas dos chopos. A nebra da choiva avanzaba sobor do río e iba esborrallando o perfil das montañas. Asubiaba a máquina do tren pola banda de San Clodio. Toda a paisaxe tiña un ton grisento. Pola parte da postura do sol o ceo púxose da color do sangue, mesturado con ambre. O nubeiro facíase cada vez máis mesto i a choiva descargaba con máis forcia. Gostábame moito senti-lo seu repetouteo sobor dos pámpanos, xa murchos, da parra. A choiva nas parras e nas figueiras párcenos falar ó ouvido da quentura fogareña, do agarimo dos nenos e tamén dise xon-xon que fan os potes na lareira cando escachan a ferver.

Sin embargo, este vocabulario y expresiones le aportan un valor añadido al libro, que consigue retratar más fielmente el habla de la Galicia profunda, rural y auténtica de mediados del siglo XX.

Cuentos e historias que ninguén cre

En Historias que ninguén cre se incluyen 20 cuentos (de pocas páginas cada uno) en los que Ánxel Fole nos relata distintas historias o leyendas acaecidas en diferentes lugares de la Galicia más rural.

O que vou a contar aconteceu en Sarria, antes de habere ali teléfono e cando os billetes da mil pesetas pou cos sabían, mesmamente, cómo eran.

De esta forma el autor plasma en papel, para la eternidad, historias que (inventadas por él o fruto de la tradición oral) ya no se van a perder.

-Isa crus ten unha historia…
-Pois contea… Eiquí ten lume…
-A historia dunha maldición cumplida dunha muller deshonrada… ¿E non o cansarei?
-Eslumezo por saber disas historias que contan pola montana.

En estas historias hay asesinatos, robos, tumbas, escopetas, lobos, ánimas, bosques, niebla, lluvia y muchos candiles. No hay grandes sorpresas ni he sentido esa fuerte tensión propia de las novelas o cuentos de misterio (véase a Poe), pero el contexto que rodea a todos estos crímenes, mitos o leyendas, es capaz de trasladarte a la Galicia máxica, misteriosa y húmeda.

Conclusiones de la reseña de Historias que ninguén cre

Puedo decir que lo he pasado bien leyendo estos cuentos y me parece una buena forma de acercarse a este autor, aunque no se han cumplido todas mis expectativas. Por un lado me inquietaba mi inseguridad ante algunas palabras (no ateniéndose a las normas actuales) y, por otro, que está visto que no soy muy de cuentos, en general me han sabido a poco.

La parte buena es que, en ocasiones, me he reído (tiene bastantes tintes de humor negro, como no podía ser de otra forma) y en general me ha encantado viajar a Galicia, la Galicia de las aldeas.

Tomáronlle o pulso….
-Todo é inútil. Xa está con Dios.
-Xa non hai que facer. Está con Dios… Fíxose un silencio de día de nevada. E saiu una voz, que nunca se soupo de quen fora:
-¡Home…! Con Dios é moito decir…

Hay ediciones con cuentos suyos también en castellano, por si alguien se quiere animar a conocer a Ánxel Fole. Por mi parte, seguiré buscando otros autores y libros en galego, a ser posible un poco más actuales, para intentar mantener dicha lengua en forma (acepto recomendacións).


Pois eu -dixo o Xusto- non son providencialista nin fatalista. Non creo na fatalidade, no destino, na mala sorte. Dariame vergoña crer niso, como me daria vergoña de crer nas meigas. O Destino -con maiúscula- levámolo drento de nós, non fóra. O Destino é o nome de algo que inda non se descubriu. Penso que foi Herodoto quen dixo: «O ánimo do home é o seu Destino». O destino é sempre persoal.

4 comentario en “Historias que ninguén cre / Ánxel Fole

  1. Impresionante, yo leí ese libro en el 95, me encantó, lo que no entendía se lo preguntaba a un compañero Susiño, y el muy gracioso, no me lo traducía, me daba una explicación en galego para entender lo que quería decir y al final aprendía más galego. Estuve 3 años trabajando en A Coruña y algo aprendí.
    No pierdas el conocimiento de esa lengua, todas nos hacen mejores.
    Gracias

    1. Jajaja, normal que no entendieras muchas cosas, es poco «académico». Y efectivamente, los idiomas adquiridos hay que tratar de mantenerlos 🤗🤗
      Gracias a ti.

¿Algo que comentar?