Los muertos vivientes (Libro ocho) / R. Kirkman

Portada de «Los muertos vivientes. Libro 8», de Robert Kirkman y Charlie Adlard. Recopila los cómics 169-193 de The Walking Dead.

Con esta reseña cierro una saga que me ha acompañado durante años: «Los muertos vivientes (Libro 8)», de Robert Kirkman y Charlie Adlard que incluye colabos de Cliff Rathburn y Stefano Gaudiano en este último tomo (contiene los cómics 169-193). Este recopilatorio fue publicado en Junio de 2020 y da el cerrojazo definitivo a las aventuras de Rick Grimes, de sus secuaces y sus enemigos.

Me reafirmo en lo que dije en la reseña del séptimo tomo: el cómic le da doscientas vueltas a la serie The walking dead y es de lectura obligatoria para los amantes del género. Me ha gustado mucho cómo finaliza la historia Kirkman (el cual ha incluido una carta al lector, por si no llueve a gusto de todos). ¡Qué pena que haya terminado, pero qué bien que haya terminado antes de deteriorarse!, que es lo que ha ocurrido con la serie.

Los muertos vivientes tras los susurradores…

Este último tomo de Los muertos vivientes arranca con los protagonistas tratando de recuperar la tranquilidad, reconstruir las comunidades y superar las pérdidas (humanas y materiales) a consecuencia de la larga batalla contra los susurradores.

Encontrarán otra comunidad (la Commonweatlh) y se integrarán nuevos personajes al plantel habitual, que ha sufrido importantes bajas recientemente. La Commonwealth se trata de una comunidad enorme y pacífica que ha alcanzado la nueva normalidad (que diríamos hoy en día) y ha recuperado muchas de las comodidades y costumbres de la era pre-zombies.

Como suele ocurrir con cada una de las sociedades con las que se topan nuestros héroes: no es oro todo lo que reluce. Tras esa apariencia organizada y pacífica se esconde una sociedad clasista e injusta. ¿Harán algo Rick y compañía al respecto?

Nuevos personajes de Los muertos vivientes

Aquellos que lleven la serie The Walking dead al día seguramente conozcan a la nueva integrante del grupo: Princesa. Una notas que lleva mucho tiempo sola en la ciudad, con la que se topan Michone, Eugene y compañía durante uno de los viajes que deben hacer. La nueva protagonista es estrambótica, muy habladora, alocada y bromista. No me cabe duda de que levantará sentimientos encontrados: es muy pesada. Pero a la vez es bastante entrañable. A mí me ha gustado mucho el nuevo personaje.

El resto de incorporaciones provienen de la Commonwealth. Conoceremos a su líder y a su familia, a algunos guardaespaldas y tendrá lugar un gran y sorprendente reencuentro entre una de nuestras protagonistas y un familiar que creía muerto. Este reencuentro (que no pienso desvelar y destripároslo) es otro de los puntazos del libro.

Conclusiones de Los muertos vivientes (Libro Ocho), de Robert Kirkman

Finalizar esta saga da un poco de pena, la verdad, he disfrutado cada tomo como una enana. Pero, por otro lado, estoy muy satisfecha tanto de las aventuras que se incluyen en este libro como del desenlace. Además, como bibliófila, me congratula haber finalizado la colección y poder poner los ocho tomos juntos. Ayudados de un sujetalibros con forma de zombie (no podía ser de otra manera) presiden ahora una balda dedicada a literatura Zombie. ¡Por fin puedo apreciar el dibujo completo que forman las imágenes de sus lomos! ¡Me flipa!

Para terminar (evitando destripar nada de la trama) diré que es de agradecer que el final del tebeo se plantee como una especie de epílogo «no sé cuántos años después» del día F (f de finito). Este hecho ofrece un cierre claro, concreto y que no te deja con la espinita de saber qué ocurre con los personajes que sobreviven tras el cierre definitivo.

Muchas gracias, Kirkman, por todos estos años de zombies. Gracias por invitarme a volver a leer cómics y por esta larga historia de aventuras que tanto me gustan. Cierro la reseña con palabras del propio Kirkman:

Es todo… se acabó… hemos terminado. (…)

Extrañamente, por inseguro que me sienta en lo que se refiere a terminar la historia, confío en cómo la he terminado. (…) Espero que también te haga feliz a ti. Aunque estés molesto por no poder pasar tiempo en este mundo nunca más. Yo también estoy molesto. Voy a extrañarlo tanto como tú, puede que más. Me rompe el corazón haber tenido que terminar, y tenemos que seguir adelante… pero me gusta demasiado este mundo para alargar las cosas hasta el punto en que no estén a la altura de lo que yo quiero que estén.

Espero que lo entiendas.

Lo entiendo, Kirkman, lo entiendo. Gracias por todo.

2 comentario en “Los muertos vivientes (Libro ocho) / R. Kirkman

    1. A mi los zombis y los vampiros me dan mucho miedo, luego sueño jajaja. Mil gracias por toda la informacion que nos das.

¿Algo que comentar?