El nombre del viento / Patrick Rothfuss

He de decir que no leo fantasía desde hace 20 años. Y toda la fantasía que incluye esto es: El señor de los anillos (trilogía) y El Hobbit. Obviamente no hay reseña, pero dudo que le haga falta a alguien leerla. No, no soy de sagas fantásticas, pero esta me la han recomendado tantas personas dispares entre sí que no debía haber fallo.

Corroboro: mola bastante el libro (primera parte de la saga). Ahora, que es un buen tocho, así que dejaré un tiempo hasta que aborde la segunda parte. Sí, iba un poquito cargada de prejuicios que hacían que subestimara este género. Prometo, de aquí en adelante, respetar este género un poco más de lo que lo hacía antes (que nadie se ofenda).

Me ha sorprendido gratamente ver que, a pesar de estar muy lejos del tipo de literatura al que estoy acostumbrada, los paralelismos de la literatura fantástica con la realidad son más de lo que pensaba. Salvando algunos seres fantásicos, el resto es bastante real. Muchas de las conversaciones y situaciones que abordan los personajes, bien podrían estar en cualquier novela realista.

En esta parte de la saga se cuentan los inicios del héroe, mito en parte, Kvothe. Cómo un chico con «algo» especial es descubierto por un «sabio» que le abre los ojos y le insta a seguir aprendiendo y evolucionando (formándose)

Mensaje nº1: el conocimiento es uno de los grandes valores (si no el mayor).

Esto llevará a nuestro prota a pasar de ser un niño que vive en una gran familia de artistas ambulantes a buscar su propio camino, persiguiendo siempre el mismo fin: el entendimiento de una parte de la realidad que para muchos no existe o se trata de una especie de mitología (como Iker Jiménez, vamos). Para ello tendrá que sobrevivir como sea (ladronzuelo o lo que corresponda).

Pero por muy especial que sea nuestro prota, al final, es un chaval. El resto de personajes también son y padecen como humanos, mortales. Ahí es cuando saltan los paralelismos con nuestra realidad. Descubres que hay otros muchos valores que se asoman en el libro.

Mensaje nº 2: la importancia de la amistad

Todos sabían que algo malo había pasado en su granja la noche del Prendido pasado, pero como eran buenos amigos, no le habían insistido para que se lo contara. Al menos no tan pronto, ni estando todos tan sobrios.

Mensaje nº 3: debemos ser coherentes con nosotros mismos.

Hetera olía a canela, y a los nueve años yo la encontraba fascinante, aunque sin saber exactamente por qué. Ella me enseñó que no debía hacer nada en privado de lo que no quisiera que se hablara en público, y me advirtió del peligro de hablar en sueños.

Mensaje nº 4: la filosfía no es aburrida, es necesaria

Los estudios tienen mucha importancia en la novela. Teniendo en cuenta que el título del libro que utiliza su primer maestro para enseñarle es «Retórica y lógica», me parece que es una clara definición de intenciones. Desde luego es un tributo al arte de argumentar de nuestros primeros sabios: los filósofos griegos. Y creo que no me equivoco si digo que apunta directamente a Aristóteles (que siempre ha sido mi preferido).

También puedes hallar una especie de explicación de parte de las Ideas de Platón, en otra parte de la novela. Uno de los maestros le pregunta si puede describir todo lo que entiende, a lo que Kvothe respone que sí, obviamente. En ese momento le hace una pregunta el maestro a la que os animo que intentéis responder:

¿Tú puedes describir todo lo que entiendes? (…) ¿Qué quiere decir azul? Descríbelo

Por otro lado, tenemos a la psicología, que también hace aparición en varios momentos a lo largo del libro. Sin duda el más relevante (porque veo que es uno de los fragmentos más citados) y que me hizo continuar con ansias con el libro sería el siguiente (sobre cómo sobrellevar el dolor):

Quizá la mayor facultad que posee nuestra mente sea la capacidad de sobrellevar el dolor. El pensamiento clásico nos enseña las cuatro puertas de la mente, por las que cada uno pasa según sus necesidades.
La primera puerta es la puerta del sueño. El sueño nos ofrece un refugio del mundo y de todo su dolor. El sueño marca el paso del tiempo y nos proporciona distancia de las cosas que nos han hecho daño. Cuando una persona resulta herida, suele perder el conocimiento. Y cuando alguien recibe una noticia traumática, suele desvanecerse o desmayarse. Así es como la mente se protege del dolor: pasando por la primera puerta.
La segunda es la puerta del olvido. Algunas heridas son demasiado profundas para curarse, o para curarse deprisa. Además, muchos recuerdos son dolorosos, y no hay curación posible. El dicho de que <> es falso. El tiempo cura la mayoría de las heridas. El resto están escondidas detrás de esa puerta.
La tercera es la puerta de la locura. A veces, la mente recibe un golpe tan brutal que se esconde en la demencia. Puede parecer que eso no sea beneficioso, pero lo es. A veces, la realidad es solo dolor, y para huir de ese dolor, la mente tiene que abandonar la realidad.
La última puerta es la de la muerte. El último recurso. Después de morir, nada puede hacernos daño, o eso nos han enseñado.”

Mensaje nº 5: la calle es dura.

Pero bueno, no todo es teoría y estudios, también hay práctica y vagabundeo. «La vida de la calle» también tiene su hueco aquí. Hay droga, hay yonkis, borrachos, ladrones y putas. En estos entornos no sólo se vive del cerebro…

-¿Para qué voy a llevar un puñal? replicó ella. -Soy una dulce y delicada flor, ¿no? Una mujer que se pasea exhibiendo un puñal solo busca problemas. Metió una mano en un bolsillo y sacó un largo y delgado trozo de metal con uno de los bordes reluciente. –Sin embargo, una mujer que esconde un puñal está preparada por si surgen problemas. En general, es más cómodo aparentar que eres inofensiva. Menos problemático.

Me ha hecho bastante gracia el hecho de que los yonkis de ahí se distingan porque tienen los dientes extremadamente blancos (el mundo al revés), sin embargo comparten el resto de características de un yonki de jaco.

Aprendí a huir de cualquiera que tuviera una sonrisa de un blanco artificial. La resina de denner te blanquea lentamente los dientes; de modo que los consumidores de denner que viven lo suficiente para que sus dientes se vuelvan completamente blancos, lo más probable es que ya se lo hayan vendido todo. Tarbean está llena de gente peligrosa, pero nada hay más peligroso que un adicto al denner con una desesperada necesidad de consumir más resina. Son capaces de matarte por un parde peniques.

Mensaje nº 6: la biblioteconomía es importante.

Y por último, algo que quizás muchos pasen por alto, este libro muestra un gran respeto por la biblioteconomía. Plantea de forma muy sutil la problemática de la ordenación ya que no terminan de hallar una forma de ordenación estandarizada. Y, para más inri, cuando aparece un nuevo gestor de la biblioteca suele cambiar el criterio y hay que recategorizarlo todo. Para mostrarle a nuestro prota la problemática, se le pregunta cómo ordenaría un libro que trate de un tema concreto, él lo ve muy fácil (pues por tema), pero no lo es (y a esa conclusión termina llegando).

Para poneros en la misma situación de Kvothe, preguntaos: ¿cómo ordenaríais un libro de memorias de viajes entre España y Portugal durante el SXVI? Por temas. Vale. ¿Qué tema? ¿Viajes? ¿Memorias? ¿España? ¿Portugal? ¿por el siglo en el que se encuentra?.

Pues va a resultar que el mundo de Kvothe no es tan fantástico, ¡¡¡no han llegado aún a inventar la CDU!!!.

Nota: la Clasificación Decimal Universal o CDU es un sistema de clasificación del conocimiento empleado para ordenar y clasificar las obras en las bibliotecas. A grandes rasgos digamos que tiene una serie de categorías generales (Generalidades, Filosofía, Religión, Ciencias Sociales, Matemáticas, Ciencias aplicadas, Bellas artes, Lingüistica, Geografía/Hª) que a su vez se dividen de forma jerárquica en subcategorías) que unidas a una serie de auxiliares (lugar, tiempo, lengua, forma, etc.) terminan formando una numeración que define exactamente dónde se debe ordenar el libro. Algo así, para más información: internet.

En fin, que puedo decir que he disfrutado mucho la lectura. Es trepidante, quieres saber cómo va a continuar la historia de Kvothe y mientras tanto, la novela, te va regalando momentos y conversaciones que te van a recordar a la vida… de todos. Seguiré con su historia más adelante, seguro.


—Es amarga.
—Así sabes que es una medicina —dije—. Si tuviera buen sabor, sería un caramelo.
—Sí, es como la vida misma —replicó ella—. Nos gustan las cosas dulces, pero necesitamos las amargas.

4 comentario en “El nombre del viento / Patrick Rothfuss

  1. Mira que no ver esta entrada hasta ahora mismo. Bendita cuarentena.

    Me flipa que te mole «El Nombre del Viento». Es una de las mejores sagas de Fantasía que se han hecho últimamente, junto a Canción de Hielo y Fuego. Lástima que ninguna de las dos esté aún concluida.

    El segundo libro de esta saga, llamado «El Temor de un Hombre Sabio» también mola mucho, pero es incluso más largo que el primero XD Creo que lo tengo en .pdf, pídemelo si te aburres estos días 😉

    Por cierto, te dejo al final la dirección de una web que estoy haciendo sobre whisky, por si te apetece echar un vistazo.

    A ver si se acaba rápido la cuarentena y nos tumbamos unos ‘fresquitos’.

    Besotes!!!

    https://tuwhisky.com

    1. Guapíiiisima la web!!!!

      Muchas gracias por el ofrecimiento, pero pdf never (y tan largo, menos, jjajjaj). Pero bueno, tardaré unos meses en retomar la saga seguramente, confío en poder hacerme con un ejemplar (en Debolsillo no son caros).
      Un besote gordo y happy cuarentenaaa!!

¿Algo que comentar?