Desert Hole. Relatos del Oeste / Proyecto Estefanía

Portadas de los volúmenes 1 y 2 de «Desert Hole. Relatos del Oeste» (Proyecto Estefanía). Vol.1: La encrucijada de Desert Hole, por Vicky Gatekeeper. Vol.2: Lo que pesa un muerto, por Heme Brazo
Portadas de los volúmenes 1 y 2 de «Desert Hole. Relatos del Oeste» (Proyecto Estefanía). Vol.1: La encrucijada de Desert Hole, por Vicky Gatekeeper. Vol.2: Lo que pesa un muerto, por Heme Brazo.

Hoy traigo la reseña de una propuesta «freshquíshima» que rescata las viejas (y menospreciadas por algunos) novelitas del oeste. Se trata de Desert Hole. Relatos del Oeste, que el Proyecto Estefanía materializa para que quepan en tu bolsillo. Hasta el momento se han publicado dos volúmenes: La encrucijada de Desert Hole (de Vicky Garekeeper) y Lo que pesa un muerto (de Heme Brazo, quien además es uno de los artífices de toda esta vaina).

Como era de esperar, me han durado un suspiro y me he ventilado uno detrás de otro: me han encantao. A pesar de que cada uno tiene diferente autoría, todo se desarrolla en el mismo universo y con los mismos personajes. La presentación del primer volumen te vuela la cabeza, y la continuación del segundo no defrauda tampoco (que con esa gloriosa apertura, no sería de extrañar). ¡Larga vida a este proyecto!

Proyecto Estefanía y Desert Hole, ¿de qué va todo esto?

Seguramente más de uno haya relacionado el nombre del Protecto Estefanía con las novelas del Oeste de Lafuente Estefanía, efectivamente, con la denominación intentan rendirle tributo. Si te molan los western, las novelas de aventuras y echarte unas risas en un trayecto de metro: esto está hecho para ti.

Proyecto Estefanía.

Tras las páginas de Desert Hole se esconde un buen trabajo de equipo: la colección la dirigen Néstor Mir y Luci Romero, coordina Heme Brazo y cada volumen cuenta con distinta autoría.

Hasta ahora han aparecido Vicky Gatekeeper (quien abre la colección con La encrucijada de Desert Hole) y el ya mencionado Heme Brazo (con Lo que puesa un muerto). El tercer volumen correrá a cargo de Sara Olivas (poeta y escritora), como podéis leer en la entrevista que les hicieron en ValenciaPlaza (y que os recomiendo leer).

De momento, con las dos entregas que llevan, les está quedando que te cagas la historia. Como sigan así terminaremos demandando una edición con todos los volúmenes juntos, tiempo al tiempo.

Desert Hole: un western… de hoy

Desert Hole es el nombre del pueblo en el que se desarrollan las diferentes historias y que nos presenta a Jennifer WildCow, la heroína y protagonista. Podría ser la hija de Margo (Érase un río) y Wild Bill Hickock; pero no lo es, es la hija de la Shérifa de Desert Hole. Le acompaña su caballo, el viejo Dan, y su «revólver encintado en su cadera».

«—Y dígame, Srta. WildCow, ¿saben sus padres que se aleja tanto de Desert Hole?

[…]

—Verá señor, con todos mis respetos le diré que me gusta tocar el arpa de boca, cabalgar por el desierto a lomos del viejo Dan y beber unos whiskys con los muchachos en la cantina. No tengo edad de andar preocupándome por lo que saben o no mis padres. ¿Me comprende?

Jenny desenfundó con rapidez su pistola y apuntó al hombre a la altura de la frente».

Como todo pueblo que se precie, Desert Hole tiene su cantina, que regentan las Thunder Twins, y entre cuya «parroquia» podremos encontrar también a La Mela(nia). Entre cactus, peyote, pistolas y fugitivos se tendrán que enfrentar a diferentes adversidades (buenas vs. malos). El tono en el que se narra la historieta hace justicia a aquello de «el salvaje Oeste», es bastante descarao y te echas unas buenas risas.

¿Pa cuando el volumen 3?

La verdad es que sigo asombrada por lo que me ha gustado y porque, aún tratándose de diferentes autores, ambos consiguen que todo fluya, encaje y te rías de igual forma. Teniendo en cuenta que siempre me han gustado (y me siguen gustando) las novelas de aventuras, con estos dos relatos me lo he gozado. Y es que además, hoy por hoy, me gustan mucho los western (antes no, porque como dicen en la enrevista de Valencia Plaza, pertenezco a esa generación que las asocia-ba a echarse la siesta).

A todo lo anterior (que ya es bastante para que me flipe la movida) hay que sumarle que el plantel de personajes está guapísimo, se salen tanto la prota Jennifer (♥) como todas las demás: son unas jefazas. Me lo he pasado teta leyendo los dos volúmenes de Desert Hole (uno detrás de otro), todo mi apoyo a esta peña, porque -además- la edición no puede molar más.

Agustísimo me he quedao. Ahora ya solo me queda esperar a la siguiente entrega 🙁

3 comentario en “Desert Hole. Relatos del Oeste / Proyecto Estefanía

¿Algo que comentar?