La posesión del humo / Violeta C. Rangel

«La posesión del humo», un libro de poesía (que raramente aparece por aquí) de «Violeta C. Rangel». El libro éste no sólo me lo recomendó mi amigo EL RECOMENDADOR INFALIBLE sino que, en este caso, además es suyo. En unos pocos meses he conseguido destrozárselo. La parte de abajo que se ve amarillenta es debido a un baño de J&B.

Una vez más me dijo «te va a molar, Phibs» (acertó, para no romper la costumbre). Poemas ácidos, callejeros, suburbiales, viciosos y muy femeninos. En mi mente era como leer a alguien que fuera una especie de Baudelaire mezclado con Irvine Welsh pero en mujer. Algo así. Otras veces te imaginabas a Burroughs y cuando se ponía a hablar de sexo te imaginabas a Cèline.

Total que, al tiempo, cuando me lo leí y vi a mi colega le llegué entusiasmadísima:
-¡Tronco! ¡Es la ostia! Me ha flipado que te cagas. Y, entonces, sobre Violeta C. Rangel ¿ganó el premio de poesía que pone en la portada? ¿Se sabe de algo de ella? ¿Escribe más?
-Pero Phibs, qué dices.
-Joder, la Violeta Ce Rengel esa que me dejaste. La del libro rosa. Que por cierto… se me llenó de whisky…
-Por el libro no te preocupes. Pero a ver, lo del autor, ¿no te has enterado?
-De qué.
-Que en verdad el autor es un tío.
-¿¡Qué!?
-Sí, es un seudónimo.
-No me jodas….
-jajajaja. Sí, sí. Búscalo por Internet.
-Ostia, pues gracias por avisar porque ya iba a meter la gamba completamente en el blog…

Pues sí, por sorprendente que parezca, Violeta C. Rangel es en realidad un señor onubense llamado Manuel Moya Escobar. Y en algunas fotos que hay por la red sale con bigote.

Vaya shock. Y qué admiración a la par. Por mi parte seguro que me agencio algún otro libro de Violeta además de La posesión del humo, porque en medio de esta búsqueda por la red he ido leyendo otros poemas sueltos que hay por ahí y tampoco tienen desperdicio.

Os dejo algunos fragmentos. Lo malo de reseñar poesía es que no sabes dónde cortar la cita para no cargarte el poema mucho.

TATUAJE
(…)
A esto del amor, le digo por ponerme interesante,
le va el carmín resquebrajado,
los parques últimos, el cigarro a solas,
las lunas abolladas,
los coches estrellados
(…)

«No eres la mejor por haber perdido siempre
o por perderlo todo.
Ni más justa, ni más chachi ni más nada,
apréndelo.
Si acaso más estúpida y más mema
por dejar que esos pringaos
se vuelvan de rositas a sus nubes
después de ver multiplicado
tu coño en los espejos»

PASIONES COMPARTIDAS 

Es verdad, quisiera desclavarte,
descansar, hacer de tonta,
tomarme un tripi a tu salud
y luego descorchar una granada.
 

Volar ha sido siempre
una pasión que compartimos.

SAVOR FAIRE 

Crees que ir de pavo en pavo es estupendo,
pero, ¿qué me dices de bregar con esos bestias
que acaban poniéndote la pipa entre las piernas
cuando les hablas del condón?,
¿soportar las babas de un fulano
que se apaña con la jefa
pa meterla caliente en tu trasero
por un maldito paquete de gauloise
y veinte francos?

2 comentario en “La posesión del humo / Violeta C. Rangel

¿Algo que comentar?